Textos #SemArq15 - "La paseante de límites", por n'UNDO

Publicado en

Publicamos un texto remitido por n'UNDO, un equipo que da una mirada alternativa y propositiva a los excesos del crecimiento desmedido. Su reflexión nos hace mirar Lanzarote como una dualidad de realidades, que todos nosotros vemos a diario.


La paseante de límites (1)


Como isla, Lanzarote es límite, lugar de encuentro, intercambio, centro de idas y vueltas, de salidas sin retorno, de regresos esperados. Un trozo de suelo que es barrera y nodo, donde habita lo desconocido.

Como isla, dual, una inercia y su contario. Tierra y mar.

Lanzarote manifiesta esa doble condición, y sus límites se prolongan dentro de la isla: fuego y agua, vacío y construido, lo lunar y lo terrestre, lo manido, usado, gastado, agotado y lo prístino, lo intacto, lo protegido frente a lo consumido. Construcción banal materializada frente a la contemplación del poder inmenso de la naturaleza.

Esa dualidad supone además romper las reglas, cambiar la lógica, para que el accidente primitivo que aniquiló la isla se transformara en su más bella cualidad. Así, asolar convertido en herramienta de paisaje. Más tarde, las bondades del progreso turístico salvador tornaban en un depredador fagocito del pequeño territorio que resiste al mar, destruyéndolo en forma de alojamiento de sol y playa, en favor de la inversión, supeditándola a los considerables beneficios.

Como opuestos que giran persiguiéndose sin alcanzarse: la lucha entre el parque temático de la necedad y el territorio etiquetado como Parque Natural.

El habitante descuida su preexistencia para invertir en falsetes, en burda imitación apta para consumir, acechando ese límite que nos ha convertido precisamente en humanos.

La dualidad divide la isla en contrasentidos y opuestos, divide una costa frente a otra, erupciones asesinas ahora preservan el territorio a un lado; visitas que desconocen donde van y por qué van, se hospedan al otro, huyendo del frío de su tierra. Algunas de estas gentes comentarán haber visitado otro lugar, los más atrevidos dirán incluso que lo han conocido.

Lanzarote, una representación del mundo en escasos kilómetros cuadrados: naturaleza virgen frente a intervención. Lo burdamente construido viviendo de los valores del oeste; consumo territorial irreflexivo en lucha con la protección del territorio. Espacios sensoriales e intangibles, lugares de silencio y contemplación, casi místicos, extraterrenales, se resisten a escaleras para subir montañas, caminos de farolas para llegar a observar las estrellas, señalética estipulada para adentrarnos en los caminos, centros de interpretación para vivir realidades.

Hoy la amenaza se reactiva sobre un lugar que sus habitantes protegieron tras una memorable exaltación de orgullo y defensa de la belleza, construyendo mediante la conservación un entorno único.

Blanco sobre negro, verde sobre negro, negro inerte y bello por ser inmaculado.

---
Verónica Sánchez Carrera | Alejandro del Castillo | (www.nUNDO.org)


(1) Este escrito reflexiona sobre la moratoria turística (artículo 12 de la norma que desde 2009 regula la posibilidad de aumentar el suelo con destino turístico, es decir, la Ley de Medidas Urgentes sobre Ordenación Territorial para la Dinamización Sectorial y la Ordenación del Turismo) que en Canarias, se atenúa cada vez más.
La última novedad en este sentido viene de la mano de la Ley de Armonización y Simplificación en materia de Protección del Territorio y de los Recursos Naturales, que modifica la citada anteriormente, aumentando las circunstancias favorables para la construcción de nuevos complejos turísticos.

Descargas:
La paseante de límites

Share this Compartir