Textos #SemArq15 - "Sin pérdida", por Amparo Martínez Vidal

Publicado en

Compartimos un escrito que nos llega desde Murcia, de nuestra compañera Amparo Martínez Vidal, arquitecta, especialista en comunicación e interiorismo, reformas de hoteles, organización de eventos en Umbrales, blogger en Arquia... en fin, un placer contar con su participación.


Sin pérdida


César construye…y esculpe. Retoma sus raíces y las redescubre, con otra mirada. Usa materiales que conoce. A nosotros, outsiders, extraños, nos impacta el contraste entre el gris magmático y el blanco calado anti natura. Ocurre que terminamos encajando en el paisaje sorprendente de Lanzarote, por diferente. Porque te gana y te engrana.

César interpreta conceptos universales. Concibe objetos a los que llama “guerras”, “ruedas”, “raíces en el cielo”. Casi lo son. Como todo lo que se mantiene vivo en esta isla, que es pura metáfora.

Lo nuevo no es sin lo viejo. El contraste es la convicción de que la evolución es un paso más, pero siempre que vaya unido íntimamente a lo que le precede: lo antiguo que algunos tachan de inaceptable. Desde lo nuevo, que otros consideran irritante. Y que con el tiempo, como sucede en las transiciones democráticas, se va puliendo. Se comprende sólo intrínsecamente unido, sin entender cómo pudo ser antes de otra manera.

César usa el blanco para que los edificios, desde lejos, sean encontrados. Como los oasis. El no color, no sé si por unidad normativa o por decencia estética, unifica, casi uniforma una isla agreste, playera, distinta. Sin variación cromática, la personalidad del paisaje se diluiría en una playa negra de lavas contenidas y noches profundas.

César me hizo creer, que de la arquitectura se podía obtener algo que curaba, al menos, un poquito el alma. Esta tierra calma fue construida por un gran artista que, moldeándola con sus manos, desde su convicción, no quebrantó su espíritu ni sus entrañas. Construyó refugios y permitió que el caminante pudiese alcanzarlos, aunque se hallase a mucha distancia, para no perderse.

Por eso Lanzarote, tiene camino de vuelta… y de ida.

---
Amparo Martínez Vidal
Arquitecta colegiada COA Murcia 1441

Share this Compartir